CONTACTAR
2024-03-27 DESAYUNOS SALUDABLES

Principales claves de los desayunos deportivos saludables

¿Sabías que 8 de cada 10 españoles no desayunan como deben? Desayunamos rápido, en solitario y principalmente azúcares e hidratos de carbono. El desayuno posiblemente sea la comida más importante del día y generalmente no le damos la misma importancia que al almuerzo o la cena. 

Visto que es tan necesario recordarlas, ahí van las principales claves con lo que no te puede faltar para empezar bien el día incluyendo lo mejor de las proteínas, grasas e hidratos de carbono.

– Hidrátate: tu principal necesidad tras 7-8 horas sin comer ni beber, es reponer los líquidos que has perdido. Un buen desayuno se acompaña con un vaso de agua. Aún mejor sería añadir un poco de jugo de limón al agua.

Frutas a mordiscos: para reponer los líquidos que has perdido durante la noche y proporcionarte vitaminas y minerales. Mejor las frutas enteras que en zumo para que tengan toda su fibra y propiedades. Si a pesar de eso prefieres los zumos, intenta que estén recién hechos. Y prueba a enriquecer tus tostadas con tomate, ¡deliciosas!

– No te olvides de las proteínas: los desayunos españoles, como media, van sobrados de hidratos de carbono y están faltos de proteínas, que en muchos casos son casi inexistentes. Un buen desayuno debe tener lácteos (preferiblemente desnatados), huevos duros o en tortilla, queso fresco, pavo, jamón, etc.

– Grasas de las buenas: la bollería industrial proporciona a la mayoría de los desayunos grandes cantidades de grasas hidrogenadas, perjudiciales para la salud, pero pocas grasas sanas. Enriquece tus tostadas con aceite de oliva virgen en lugar de mantequilla y añade frutos secos. Una tostada con una loncha de salmón es una opción deliciosa y un buen truco es untar el pan con un aguacate.

– Elige bien tus hidratos: elige panes integrales, más sanos por su contenido en fibra. Y recuerda que los hidratos no están solo en las harinas. Son más sanos los que vienen de las frutas, las verduras, el arroz, las patatas, etc. Incluso un yogur es una buena fuente de hidratos (y proteínas).